martes, 21 de septiembre de 2010

Adorar al Niño Jesús

Razón de adorar al Niño Jesús

Los cristianos siempre han tenido una gran devoción al Niño Jesús porque El es Dios y hombre verdadero. El mismo que a los 33 años murió para que tengamos vida eterna.

Toda la vida de Jesús es fuente de sabiduría y salvación que nos revela el amor infinito de Dios. Nuestra respuesta debe ser profunda contemplación, como María que "guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón" (Lc 2,19)

Por causa del pecado la humanidad se encontraba esclava de la violencia donde los fuertes dominan a los mas débiles. Dios se hizo hombre para enseñarnos el camino que libera al hombre:
 

Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.  (Juan 1,14)

Para vencer al mundo y participar de la vida divina Jesús nos enseña a reconocer nuestra pequeñez y depender de El como niños."Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él." (Lucas 18,17)

Meditando la niñez de Jesús aprendemos el camino para nuestra propia vida y le pedimos protección para los niños.  Que por los méritos de su niñez Jesús nos libere de los abusos contra la niñez.

Adoradores del niño Jesús en la Biblia:


María Santísima: "Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor»" -Lucas 1,46
"María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón" (Lucas 2,19)


San José reconoce en el niño Jesús al salvador del pueblo: "Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1,21)

Santa Isabel: "y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno"» (Lucas 1,42)

Los ángeles:  "os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor" (Lucas 2,11)

"Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:  «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace» (Lucas 2,13-14)

Pastores: "Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel niño" (Lucas 2,17)
"Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho" (Lucas 2,20)

Simeón: "porque han visto mis ojos tu salvación la que has preparado a la vista de todos los pueblos luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel" (Lucas 2,30-32)

"Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción" (Lucas 2,34)



Ana: "Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén" (Lucas 2,38)

Magos de Oriente: "«¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle.»" (Mateo 2,2)

"Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra". (Mateo 2,11)